CONSEGUIR LLEGAR A UN ACUERDO CON TU EX EN EL DIVORCIO




En todo proceso de separación o divorcio es muy recomendable conseguir pactos que nos permitan obtener el mutuo acuerdo por todos los beneficios que supone frente al contencioso.
En este post y para ello, os comentaré algunas técnicas de negociación que para ello os pueden resultar de mucha utilidad. 
Nuestro objetivo principal  va a ser, transformar el enfrentamiento en cooperación. Me gustaría aclarar que cooperar no significa eliminar la competición sino transformarla.
Toda discusión o batalla verbal necesita de dos partes para retroalimentarse; uno acciona y el otro reacciona y así se genera el círculo vicioso.
Para conseguir dirigir la discusión hacia una conducta negociadora empezaremos intentando neutralizar las emociones hostiles de nuestro oponente (no es tarea fácil, lo sé). Para ello es necesario que domines tus propias emociones, impulsos como la ira, e intentes mantener una actitud serena. Recuerda que la hostilidad genera resistencia y eso es lo que queremos evitar. Centrémonos pues, en cambiar el enfrentamiento hacia la actitud cooperadora; cambiar ese chip mental de inflexibilidad hacia el  “tu propones yo propongo”. Vamos pues a replantear la posición contraria.
En primer lugar y antes de poner en marcha el proceso de negociación es fundamental que evalúes y detectes tus propios intereses:  ¿qué quiero? ¿y que necesito?, porque no podemos trazar un camino si no sabemos dónde vamos ¿verdad?. Esto parece obvio, pero en realidad no lo es tanto. Un alto porcentaje de las parejas cuando se enzarzan en una discusión no saben realmente qué quieren, sino que actúan más bien impulsivamente con una actitud defensiva y auto protectora por diversos motivos, que por cuestiones de espacio y para no desviarme del tema central de este post, no explicaré aquí.
Dicho esto, ¿Te has evaluado? ¿Sabes  ya lo que quieres? ¿Lo que necesitas? Pues ahora te toca conocer la posición contraria y saber qué es lo que el otro quiere.
Bien, una vez hemos detectado ya las necesidades iniciales de cada parte, tenemos el punto de partida y la base para poder obtener la resolución analizando dónde entran en conflicto vuestros intereses , y cuales son los obstáculos que debemos salvar para llegar al acuerdo que nos permita conseguir nuestro objetivo  o el que está más próximo a él.
Vamos a utilizar una fórmula de resolución, en la que vamos a asumir la posición contraria y vamos a resolver el problema desde esa posición opuesta. 
¿Cómo? Por ejemplo, en una negociación sobre el régimen de visitas de los hijos en un convenio regulador, la pretensión de tu ex, es tenerlos la primera quincena de cada mes. Esta opción a ti, en principio no te parece mal, pero no puedes aceptarla porque los días 29 y 30 de cada mes por cuestiones laborales debes viajar, por lo que te resulta imposible hacerte cargo de los menores esos días.
¿Cuál sería la solución en este caso? Tu ex, se los queda la primera quincena, pero en lugar de comenzar el día 1 lo hará el 29. De esa forma también los tendrá consigo los días 29 y 30 de cada mes.  Tú en lugar de iniciar la convivencia el día 15 lo harás el 17 de cada mes.

De la forma descrita, os corresponderían 15 días a cada cual,  y aunque hayan dos días que no estén exactamente en la quincena correspondiente, es un acuerdo aceptable, que satisface a las dos partes y lo más importante es que habréis resuelto la controversia que os impedía llegar a un acuerdo, por la vía de la negociación en lugar de intentar presionar al otro mediante violentos enfrentamientos para que acabe cediendo.  Aunque se hubiera conseguido por la vía del enfrenamiento, el resultado genera descontento en una de las partes y por ello mantenerlo resulta más difícil  y menos duradero.

Antes finalizar este post, me gustaría enumerar una serie de normas  que os pueden resultar útiles:

1- Escucha (Es algo que solemos hacer muy mal).
2- Durante la negociación si la otra parte comienza a irritarse, concedeos tiempo para pensar,   aunque sólo sean unos minutos.  A la otra parte le servirá para calmarse y a ti de dará tiempo para pensar.
3- Parafrasea.
4- Reformula las preguntas.
5- Además de identificar tus intereses, es importante que identifiques cual es el punto límite de la negociación. Es decir, cual es el acuerdo que se aleja tanto de tus propios intereses que lo más conveniente sea rechazarlo o si es necesario abandonar la negociación.

Pues bien, eso es todo. Ahora intenta ponerlo en práctica. Verás que obtienes mejores resultados que cuando lo intentas sin seguir ningún método.


http://simeseparo.blogspot.com

http://www.a1advocatsdefamilia.com



Corto Animación "Ni Principes ni hadas"

MI HIJO HA PERDIDO LA CONFIANZA EN MÍ DESPUÉS DE EL DIVORCIO




Los niños tienen diferentes formas de reaccionar ante la separación de sus padres. La pérdida de confianza es una reacción que muchos niños presentan después de la ruptura y que surge por diversos motivos, pero una de las más comunes es el cambio de actitudes y conductas de los padres y la transformación de la posición familiar.
El progenitor que no obtiene el uso de la vivienda y que tiene que salir del domicilio familiar, puede provocar una sensación de recelo y escepticismo en los hijos.  Que pueden sentirse abandonados. Pueden pensar que si los padres han roto la relación también tarde o temprano acabarán rompiéndola con ellos.
Es por ello muy importante explicar la situación a los hijos y dialogar extensamente con ellos para aclarar todas las dudas que puedan albergar y dejarles claro que nunca van a dejar de ser vuestros hijos. Que la relación existente entre padres e hijos es diferente a la que mantienen los padres entre ellos. Que la relación entre vosotros y ellos nunca se romperá y que siempre van a ser queridos.
Pero no se trata solamente de hablar, con  sino que hay que implicarse con ellos. Seguir haciendo en la medida de lo posible lo que antes venías haciendo con ellos. Si ahora pasas menos tiempo a su lado, porque el régimen de convivencia y de visitas que establecido por sentencia no te lo permite, intenta que lo que hagas con ellos, sea realmente eficiente. Deberás incidir más en la calidad que ha la cantidad y la mejor manera de hacerlo es compartiendo el tiempo con ellos y disfrutando conjuntamente de momentos en los que en su mayoría exista interactividad e intercambio de opiniones impresiones y emociones.
Por último, me gustaría señalar que resulta muy negativo victimizarse frente a los niños, además de las repercusiones negativas que genera en ellos, puede dañar la imagen que tus hijos tienen de ti y acentuar más su desconfianza.

FANTASIA DE RECONCILIACIÓN EN LOS NIÑOS


                                         


        Muchas veces los niños de padres separados, perciben la ruptura como un acontecimiento transitorio. Piensan por ello que un día u otro pasará y que los padres volverán a estar casados.
Los padres que mantienen una buena relación entre ellos, a veces organizan alguna actividad conjunta; tipo merienda, una excursión, una salida al cine etc.. Los niños pueden interpretar estas actividades como señales de una probable reconciliación.
Es por eso muy importante aclarar esas percepciones erróneas y evitar generar falsas esperanzas que probablemente acabarán desembocando en un desengaño.
Es importante que aclares muy bien las dudas de tus hijos y evites  desde un principio que esas falsas esperanzas lleguen e germinar porque te resultará más complicado erradicarlas que evitarlas. 
Explícale que vuestra ruptura de pareja es una decisión firme y la situación es  permanente. Que lo meditasteis mucho y llegasteis a la conclusión de que era la mejor forma de solucionar el problema entre tú  tu ex pareja. Que desde que iniciasteis este nueva vida separada estáis mejor. más relajados y felices y que por so es una situación que debe mantenerse.
Muchos niños creen que ellos tienen algo que ver con la ruptura y piensan que su actitud puede afectar a la situación. Por ello, quizá tu hijo te pregunte "si me porto bien volveréis a estar juntos? Debemos intentar destruir ese sentido de la responsabilidad del niño, hacia la causa de la ruptura.
Conviene explicarles que el divorcio es un problema de adultos y exclusivo de vosotros dos. Que ellos no tienen nada que ver  ni son causantes del problema.
Que vosotros siempre vais a ser sus padres y eso nunca cambiará, aunque que las formas de convivencia familiar se modifiquen y se transformen y que precisamente lo hacen para adecuarse mejor a nuestras necesidades y podamos por ello ser más felices.

LA MALA REPUTACIÓN DEL DIVORCIO


Siempre he pensado que la palabra divorcio no es bonita, aunque su significado esté relacionado con su finalidad y función. La palabra en sí, proviene del latín “divortium”  y se compone del prefijo di/dis (separación, desunión) y la raíz del verbo “verto” (girar, dar la vuelta). En mi opinión, esta institución, se merecería un nombre más bonito que hiciera gala de la importante función que cumple, porque en realidad es una gran solución.
Nunca ha gozado de una buena reputación social. Se percibe más bien como algo negativo; una especie de ogro o de verdugo exterminador de matrimonios. Sin embargo, es todo lo contrario. El divorcio en sí, en esencia no rompe nada, sino que más bien es una confirmación tangible de algo que ya estaba roto. En ningún caso causante de la ruptura. Es más bien la puerta a una oportunidad de cambio, de una situación insatisfactoria a otra que puede ser más afortunada. Lógicamente no nos la garantiza, pero sí pone en nuestras manos esa oportunidad.
Imagino esos lugares del mundo en los que la ruptura matrimonial no está permitida o resulta muy difícil conseguirla. O miro al pasado en el que prácticamente estaba prohibido y me vienen a la mente  personas tristes, insatisfechas y vacías y lo que es más importante, sin la ESPERANZA que nos concede la oportunidad de cambiarlo. Es entonces cuando la palabra y la institución del divorcio, se me antoja casi mágica. Como un hada madrina que aparece para concedernos una segunda oportunidad. Sí, esa es la palabra. El divorcio más que asociarse a la palabra ruptura debería asociarse a la de OPORTUNIDAD.



http://simeseparo.blogspot.com.es/

www.a1advocatsdefamilia.com

Archivo del blog



importante

A PARTIR DE AHORA NO RESPONDEMOS CONSULTAS EN LOS POST. Hay post saturados y no admiten más comentarios Insertarlas en el apartado consultas via e-mail GRACIAS