MI HIJO QUIERE VIVIR CON EL PADRE Y NO TIENE LA CUSTODIA



Que tu hijo decida en un momento dado que quiere vivir con el padre que no tiene guarda y custodia no es una situación en absoluto insólita. La Sentencia de divorcio, establece una serie de medidas entre las que se encuentran la guarda y custodia, la pensión de alimentos y el derecho de uso de la vivienda familiar en relación a los hijos menores. Aparentemente todo queda claro. En el caso de una custodia monoparental, en que por ejemplo la mamá obtuviera la custodia - que todavía sigue siendo lo más común aunque la tendencia vaya en descenso – los niños vivirían de manera habitual en el domicilio familiar con la mamá y tendrían el correspondiente régimen de visitas con el papá con el que estarían en fines de semana alternos, algún día intersemanal, y las vacaciones por mitad, que es lo común. En teoría no hay mayor problema para cumplir con ello. El problema viene cuando pasados unos años, esos niños, ya dejan de ser tan niños y alcanzan una edad de entre 15 y 17 años, edad como ya sabemos, problemática dónde las haya; y esos niños que ya no se sienten niños deciden, sí o sí prolongar las estancias en casa del padre no custodio en los periodos que les corresponde estar con él hasta que un buen día deciden quedarse “definitivamente”. El caso se da especialmente en supuestos en los que el no custodio en lugar de educar se limita a consentir, a ser más permisivo y además y transige ante los más absurdos e inadecuados caprichos del niño. Así el adolescente complaciendo su instinto consumista, ególatra y petulante decide que le resulta mucho más rentable estar con el padre no custodio y para ello si hace falta no dudará incluso en chantajear a la sufrida madre (o padre) y exigirle más privilegios bajo amenaza de que si no accede se trasladará a vivir definitivamente con el otro padre. Así cuando el díscolo menor comprueba que el custodio no accede al chantaje, decide ni corto ni perezoso trasladarse a vivir casa del no custodio, no sin antes haber protagonizado una acalorada trifulca que deja a ese progenitor atónito y perplejo

Así pues el custodio, ante la nueva a situación, agotado y aburrido después de una decena de intentos fallidos de hacer entrar en razón al hijo desertor y a su voluntarioso padre, entiende que tiene que tomar medidas para que se cumpla con lo dispuesto por sentencia o cambiarlo para que se ajuste a la realidad.
¿Qué haces entonces si tu hijo quiere vivir con su padre que no tiene la custodia? Es fundamental entender que si hay una sentencia que dice A no se puede hacer B de manera unilateral. Hay que modificar lo dispuesto en ella y eso lo tiene que hacer el juez.
¿Modo de actuar? Hay dos posibilidades; una para el caso en que haya acuerdo y otra para el caso de que no lo haya, claro, (sin entrar ahora a valorar motivos) la forma de actuar será relativamente sencilla
Se instará un procedimiento de modificación de medidas consensuado, por la vía del art. 777 de la LEC, pidiéndole al Sr. Juez que cambie la guarda y custodia del menor, el domicilio habitual, el régimen de visitas y la pensión de alimentos, ¡ojo! cuestión esta última a la que hay que prestar atención, porque no son pocas las ocasiones en las que el padre custodio accede sin pararse a pensar en que a partir de entonces tendrá que ser él quien pague pensión de alimentos, ya que el cambio de custodia lleva implícito el cambio de la obligación de pago y el derecho a percibir, excepto en algunos supuestos excepcionales que ahora vamos a dejar al margen.
Ese es el procedimiento ideal, por ser más rápido y menos costoso en todos los sentidos.y máxime cuando el hijo ya es más que adolescente, y le queda un año escaso para alcanzar la mayoría de edad por lo que en el proceso contencioso cuando se dicte sentencia puede facilmente haber cumplido los 18.
El otro supuesto obviamente será la vía contenciosa, que como su propio apelativo indica, lleva implícita la contienda; es decir que será cuestión de que os enfrentéis en un juicio provistos de las pruebas de las que buenamente dispongáis y que dios reparta suerte y el juez imparta justicia.
¿Será suficiente con la voluntad del niño para que el juez decida cambiar la custodia? La respuesta debe ser negativa. El menor es menor hasta que alcance la mayoría de edad aunque él crea lo contrario. El juez valorará su voluntad cerciorándose de que no está condicionada ni alienada, y deberá valorar también los motivos, las necesidades y ponderar todos los derechos que entran en juego. No es nada extraño encontrar casos en los que los chavales han sido coaccionados o se sienten de alguna forma presionados por sus padres que los quieren utilizar como elemento de venganza contra el ex. Valorará entonces la conducta y circuntancias del progenitor que pretende ahora tener la custodia. No se puede obviar que los menores a esa edad todavía son muy influenciables y sus deseos acostumbran a no coincidir con lo que resulta más adecuado para ellos. En este sentido Sentencias como la STS 1ª de 25 de octubre de 2012, o la SAP de Asturias, las de 4ª de 28 de abril de 2010, o lo dejan claro cuando establecen que no todos los deseos de los hijos se satisfacen necesariamente mediante el cambio de custodia.
Por lo tanto, el que interese el cambio de custodia por la vía contenciosa, tiene que fundamentar bien las cusas de tal petición y como en todo procedimiento de familia en el que se discuten cuestiones de menores, lo deberá hacer basándose en el favor filii, o sea en el interés superior del menor.

Aunqnue no nos engañemos bregar con un adolescente que no quiere vivir con uno de los padres puede llegar a ser una misión imposible.


www.simeseparo.es

www.abogadodivorciobarcelona.es

SEPARARSE O NO




La vida en pareja no es fácil, esto no es ningún secreto. La personalidad de los dos miembros de la pareja es básica para que la unión resulte sólida. Pero además de la personalidad, no pueden obviarse otras circunstancias y condiciones que afectan a la relación y que son de carácter externo, motivo por el cual están fuera del control de la propia pareja. La tolerancia es necesaria para la supervivencia del matrimonio, pero también lo es el respeto mutuo. No se trata de “saltar a la mínima”, pero tampoco se deben tolerar situaciones insatisfactorias y dolorosas y mucho menos aquellas que atentan contra tu dignidad personal. Si sufres malos tratos no dudes en pedir ayuda y denunciarlo. A partir de ese momento estarás realmente protegido, especialmente si eres mujer.
La decisión de unirse en matrimonio es libre y voluntaria e igualmente debe serlo la decisión de separarte o divorciarte.
En términos generales puede decirse que todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad, pero ten en cuenta que las conductas tienden a repetirse y pueden acabar generando un círculo vicioso. Si este es tu caso, desengáñate, las personas no cambian y sobre todo, nadie puede cambiar a nadie. Este motivo; es decir, la esperanza de cambio de actitud o carácter del cónyuge suele ser el principal responsable de la perpetuación de relaciones que en algunos casos resultan realmente fustigantes. Excusas como por ejemplo: “Él o ella se comporta así pero no es culpa suya” “Lo hace pero sin mala intención” “Sí, es así y me hace daño, pero es que yo la/lo quiero (o me quiere)”,”Estoy con el/ella por mis hijos”, “¿Y donde voy a ir si me separo…?. Estas disculpas acostumbran a ser excusas para no afrontar la situación real, ya sea por miedo al cambio, a la soledad u otros motivos similares.
Todo esto no quiere decir que la situación no deba ser observada con objetividad y que no debas diferenciar cuando los motivos que te llevan a plantearte la separación son banales y les estás dando una importancia que no tienen. Si una relación merece la pena, lo más normal es que hagas lo posible para conservarla. Pero eso sí, con respeto mutuo. Exígelo siempre.
Todos tenemos derecho a ser felices y libres. Por ello debes poner en práctica tu derecho a decidir sin remordimientos ni coacciones, porque en definitiva, la decisión de romper o no la relación, es solamente tuya.


http://simeseparo.blogspot.com.es/





EL DIVORCIO





La separación y divorcio ¿qué son? Entre otras cosas es una ruptura matrimonial, que provoca diversos cambios en la estructura familiar y que tiene una serie de consecuencias psicológicas, familiares y económicas muy importantes.
Tienes dos opciones para romper el matrimonio, que son la separación o el divorcio. La primera no disuelve el vínculo matrimonial pero sí comporta la ruptura del deber de convivencia. El segundo sí disuelve el vínculo jurídico matrimonial y con él, desaparece asimismo la obligación de convivencia marital. Después de una sentencia firme de divorcio, ya no tendrás estado
civil de casado y podrás contraer nuevo matrimonio civil. Si estás casado por la iglesia, es decir, canónicamente, para volver a contraer matrimonio religioso católico deberás solicitar la nulidad eclesiástica y si esta te es concedida podrás volver a casarte por la iglesia.
Si optas por la separación, no podrás volver a contraer matrimonio hasta que no te hayas divorciado. En este caso, si te reconcilias con tu excónyuge sólo tendrás que ponerlo en conocimiento del juez para que quede sin efecto la separación y vuelvas a tu estado de casado.
Es requisito necesario que hayan transcurrido un mínimo de tres meses tras la celebración del matrimonio para poder acceder a la separación o el divorcio. Este requisito puede dispensarse cuando existe violencia doméstica, ya que en tal caso podrá iniciarse el trámite desde el mismo momento que se produzca.


http://simeseparo.blogspot.com.es/



http://www.a1advocatsdefamilia.com

¿A QUÉ ME COMPROMETE?





Fundamentalmente puede decirse que te compromete a la aceptación si es que no has sido tú quien ha decidido separarse. En caso de que hayas sido tú quien ha tomado la decisión de poner punto y final a la relación deberás plantear la situación a tu cónyuge e iniciar los trámites. Este no podrá oponerse ni obligarte a seguir casado. Para iniciar el proceso de separación o divorcio, basta con que uno de ambos cónyuges haya decidido poner fin al matrimonio, sin necesidad de alegar ninguna causa o motivo concreto, ya que jurídicamente estos, resultan irrelevantes. Por ello debes intentar aceptar la situación sin dramatismo y con la mayor serenidad posible. Eso no quiere decir que no debas dialogar con tu pareja e intentar reparar la situación si lo ves viable y crees que debes hacerlo, pero siempre valorando las cosas con objetividad y sin presiones.
Es conveniente dejar a un lado el odio, los rencores y los deseos de revancha ya que pueden jugar en tu contra. Es recomendable pactar y negociar con tu cónyuge, porque los resultados de esos pactos te van a afectar el resto de tu vida. Están en juego las relaciones de convivencia con tus hijos (si los tienes) y tu patrimonio económico.
Si eres la parte demandada debes responder a la demanda (a través de un abogado y procurador) y hacer frente al proceso de separación adecuadamente.
Siempre es recomendable tramitar la separación o divorcio de mutuo acuerdo. El desgaste emocional y económico es mucho menor y los resultados de la sentencia siempre son más rápidos y certeros. Por ello insisto en la conveniencia de la predisposición al diálogo.


http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

¿COMO SEPARARSE?



Si tienes clara la decisión, es importante no dejarte influir por sentimientos de culpa o miedo. También lo es que estés bien asesorado para que los pactos que realices no vayan en tu contra. Ponte en contacto con un abogado, si está especializado en derecho matrimonial o familia, mejor ya que está habituado a tratar temas matrimoniales. Este profesional, te orientará para tomar las decisiones más adecuadas a tus particulares circunstancias. Cada familia es diferente y sus circunstancias también lo son. Por ello no se puede decir que los divorcios sean estandarizados, sino que más bien son como un mueble hecho a medida.
Una separación de mutuo acuerdo, puede parecer simple; de hecho no cabe duda de que lo es más que un divorcio contencioso, pero ten en cuenta que un convenio mal redactado, puede tener consecuencias graves y en ocasiones de muy complicada o imposible reparación.

A grandes rasgos, los pasos a seguir son los siguientes:



- Busca y solicita documentación variada (certificado de matrimonio y de nacimiento de tus hijos (si es que tienes hijos) justificantes de ingresos, escrituras de propiedad en general.

- Plantéate las siguientes preguntas acerca de los puntos que deben existir en tu convenio regulador en relación a como quieres que sea:

- La convivencia con tus hijos y el régimen de visitas.
- Qué pensión de alimentos estás dispuesto a pagar o quieres solicitar para tus hijos.
- Si deseas pedir o pagar pensión compensatoria para ti o tu cónyuge.
- Qué negociaciones estoy dispuesto a realizar en relación al uso de la vivienda conyugal.
- Cómo quieres o puedes hacer el reparto de bienes y deudas.

El abogado te orientará a cerca de estas cuestiones, pero si tienes una idea previa de todo ello será más rápido y fácil fijar tu posición con respecto a la separación y la redacción del posible convenio.
Es recomendable, conseguir documentación justificativa de ingresos bienes de tu cónyuge, antes de comunicarle la intención de separarte, si es que tienes la sospecha de que puede ocultarla o hacerla desaparecer. Asimismo puedes pedir a un familiar o a un amigo de confianza que te la guarde.
A partir de ese momento inicia los trámites de separación. Si no te puedes permitir un abogado privado puedes solicitar uno de oficio en el colegio de abogados correspondiente.
Junto con la demanda, puedes pedir una serie de medidas provisionales, mientras dura el procedimiento. Estas medidas están relacionadas con el uso de la vivienda conyugal, la guarda y custodia de los hijos y el régimen de visitas y contribución económica a los gastos familiares. Todo ello de manera provisional, mientras dura el pleito, hasta que haya una sentencia firme.



http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

¿CUANTO DURARÁ EL PROCESO?





No son procesos excesivamente largos, pero como con cualquier procedimiento judicial, deberás tener paciencia. La duración dependerá de diversos factores como el volumen de trabajo de los juzgados, la complejidad del proceso en sí, ya que el mutuo acuerdo es bastante más rápido que el contencioso, y los eventuales recursos que puedan haber. En la separación o divorcio de mutuo acuerdo, el juzgado se limitará a aprobar aquello que los cónyuges han decidido, respetando, claro está, los límites de la legalidad y con el previo informe de la fiscalía cuando hay menores. Pero en términos generales puede decirse que un divorcio de mutuo acuerdo suele tardar unos tres meses y uno contencioso normal, suele tardar entre uno o dos años en resolverse.

A modo de orientación el esquema es el siguiente:

Mutuo acuerdo:

- Demanda de separación o divorcio.
- Comparecencia en el juzgado para ratificar el convenio suscrito por las partes.
- Emisión del informe del fiscal.
- Exploración de menores.
- Sentencia.
- Inscripción en el Registro Civil (de oficio).
- Fase de ejecución de la sentencia.


Separación o divorcio contencioso:

- Demanda de separación. (Adjuntar medidas provisionales)    

- Contestación (con sus diferentes modalidades posibles).
- Comparecencia ante el juez. Adopción de medidas.
- Auto que resolverá en 30 días las medidas.
- Pruebas. (Periodo de 30 días).
- Vista.
- Sentencia.
- Apelación (Plazo 5 días).
- Sentencia definitiva.
- Inscripción en el registro.
- Fase de ejecución.



http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

¿COMO AFECTARÁ LA SEPARACIÓN A MI VIDA?





Es inevitable que la separación provoque una serie de cambios de diversa índole en tu vida y la mayor parte de las veces son muy importantes. Se producirán diversas alteraciones en el plano económico, social y psicológico.

En lo emocional, el cambio se produce en torno a tu relación de pareja y tus relaciones paternofiliales. El ejercicio de la paternidad deja de ser conjunta y convivencial con tu cónyuge, para pasar a realizarse de manera separada. Esta situación, tiene un coste emocional variable y relativo según la personalidad de cada cual.

En lo económico también se producirán cambios. La conclusión de un proceso de divorcio. Lleva aparejado el reparto de bienes comunes de la pareja, por lo que tu situación económica se verá afectada en mayor o menor medida.

En lo social, también se verá afectada. Muchas actividades que antes de la ruptura realizabas de manera conjunta con tu pareja y las relaciones sociales que también mantenías de manera conjunta, a partir de la separación pasarás a realizarlas de manera individual.

En lo psicológico también tendrá una importante repercusión. Te verás obligado a aceptar una nueva realidad y adoptar una serie de nuevos hábitos.

Por todo ello, debes ser conciente de que no conviene tomarse el proceso de separación a la ligera. La buena predisposición al diálogo será necesaria para negociar y es deseable que un proceso de separación tenga más de negociación que de enfrentamiento. Insisto en que es un proceso que afecta a importantes aspectos de tu vida presente y sobre todo futura.


http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com


NO HE TRABAJADO FUERA DEL HOGAR Y NO TENGO RECURSOS PROPIOS ¿QUEDARÉ DESAMPARADO SI ME SEPARO?



De los bienes que existen en el matrimonio, aunque no estén a tu nombre, si han sido adquiridos durante el mismo tendrás derecho a la mitad de ellos si no son privativos y estás casado en régimen económico de sociedad de gananciales.
Si por el contrario lo estás en separación de bienes, el caso será distinto ya que los bienes son de aquel cónyuge que ostente la propiedad en el registro; es decir, de aquel que los tenga puestos a su nombre ya sean muebles o inmuebles.
Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que en los supuestos de separación y divorcio la ley prevé la existencia de la pensión compensatoria para paliar los desequilibrios que haya podido producir el matrimonio y la posterior separación. Dicha pensión, puede ser abonada mediante una cantidad periódica o mediante una determinada suma de dinero en un pago único. En Cataluña la ley contempla también, una compensación económica para aquel cónyuge que ha trabajado para su esposo o esposa sin retribución o con retribución insuficiente. Esta compensación deberá ser satisfecha en un periodo no superior a tres años


http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

EL DIVORCIO Y LA VIVIENDA

El asunto de la atribución del uso de la vivienda, es quizás el más controvertido en las separaciones, junto con el de la custodia de los hijos. La atribución del uso está directamente relacionada con la custodia de los menores, ya que es al progenitor que obtenga la custodia al que por regla general se le atribuye el  uso. En el proceso siempre prevalece el “favor fili”, esto es importante. Si la custodia es conjunta o compartida y los progenitores conviven de manera alterna con los menores, tendrán el derecho de uso, durante el tiempo o los períodos de convivencia con ellos.
Si no existen hijos habidos del matrimonio o estos ya son mayores e independientes, el juez tendrá en cuenta cual es el cónyuge más necesitado, haciendo una valoración de las circunstancias globales de cada uno.



ESTE POST ESTÁ SATURADO Y  NO ADMITE MÁS CONSULTAS


Si queréis consultar lo podéis hacer via email 





http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com


CUSTODIA Y DIVORCIO



Lo primero que debe tenerse claro en esta cuestión es que su atribución está basada en aquello que resulte más beneficioso para el menor. Por ello siempre se elige al progenitor que mayor capacidad tenga para atender sus necesidades. En virtud de cuales sean estas, se decidirá, eligiendo a aquel que mejores posibilidades tenga de atenderlo.
El juez tendrá en cuenta circunstancias varias como la habitualidad en el cuidado de los hijos; es decir cual de los padres hasta ese momento se venía ocupando de atenderlos, de llevarlos al colegio, de su higiene, de su alimentación, la disponibilidad y la facilidad de conciliar la vida laboral y familiar etc.


http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

LA PENSION ALIMENTICIA

Si existen hijos menores del matrimonio, estos tendrán derecho a percibir una pensión de alimentos que deberá abonarse a aquel progenitor que ostente la guarda y custodia de sus hijos y que deberá ser suficiente para cubrir las necesidades y gastos ordinarios y extraordinarios de estos. Dicha cantidad será acordada mediante el convenio o si existe desacuerdo la decidirá el juez e irá en función de las posibilidades económicas del obligado al pago.
También existe la posibilidad de que debas pagar o seas perceptor de una pensión de alimentos que abonarás o recibirás de tu cónyuge, según sea el caso y si las circunstancias así lo requieren. En relación a la pensión de alimentos, ten en cuenta que esta desaparece en el momento del divorcio por desaparecer el vínculo de parentesco. En cambio, sí que se mantiene con la separación, ya que este proceso no la extingue.
Otra de las posibles pensiones es la compensatoria, que tendrás obligación de pagar o por el contrario derecho de recibir, si las circunstancias lo determinan. Esta pensión está indicada en los supuestos en los que la separación o el divorcio ocasiona un desequilibrio económico de un cónyuge con respecto del otro. El juez tiene en cuenta las diferentes circunstancias económicas y personales para determinar si se establece o no.


http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

HIPOTECA Y DIVORCIO


Si las deudas están a nombre de ambos cónyuges, lo normal es que ambos asuman su pago si no se pacta lo contrario. Aunque también se tiene en cuenta quien es el cónyuge que tiene mayores posibilidades económicas para determinar los porcentajes que deberá abonar cada uno. Del pago de la hipoteca deberá hacerse cargo aquel que sea el propietario, que puede o no coincidir con aquel que obtenga el uso, pero que en todo caso uso y propiedad son independientes.
En los procesos de separación y divorcio, se hace un inventario de todos los bienes y las deudas que tiene el matrimonio (activo y pasivo) para tener claras las cifras reales y establecer así su reparto.



http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

DESPUÉS DEL DIVORCIO




¿Como continuar mi vida? El proceso de separación acostumbra a ser ingrato y en mayor o menor medida traumático. Los sentimientos están a flor de piel y a veces se pueden tener reacciones inesperadas. Sin duda, es un momento crucial en la vida por todas sus repercusiones.
Intenta mantener el control de tus emociones y no dejarte arrastrar por impulsos. Tampoco debes obsesionarte y dejarte vencer por pensamientos circulares en torno a tu separación. No aparques el resto de las parcelas que conforman tu vida social, personal y profesional, ya que su abandono solo te ocasionará más perjuicios. Piensa que todos los acontecimientos que son realmente importantes nos cambian la vida de alguna forma y la mejor es aceptar los cambios como vienen.
Busca apoyos en tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo. También te pueden servir de ayuda unas sesiones de terapia psicológica. Pueden hacer que tu enfoque del problema cambie y que afrontes con más seguridad tu nueva vida. Recuerda; cuando se cierra una puerta, se abre otra.

http://simeseparo.blogspot.com.es/


http://www.a1advocatsdefamilia.com

YA NO PUEDO PAGAR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS A MIS HIJOS


Cuando un padre te dice no puedo pagar la pensión de alimentos, normalmente obedece a motivos económicos involuntarios surgidos con posterioridad a la Sentencia de divorcio separación o de guarda y custodia. Actualmente es muy frecuente debido a la crisis, más de lo deseable, en realidad, que el progenitor que estaba obligado al pago de una pensión de alimentos por un determinado importe haya quedado en desempleo o haya sido objeto de un descenso de ingresos con motivo de una variación en su situación laboral. Que por ello haya quedado sin ingresos o con unos ingresos muy inferiores a los que tenía en el momento que tuvo lugar la separación o el divorcio y obviamente se encuentre en la tesitura de no poder pagar la pensión de alimentos a sus hijos.
No es infrecuente encontrarse con que el obligado al pago, ante la imposibilidad decide dejar de pagar sin más y se pregunta “Que voy a hacer si no puedo pagar la pensión de alimentos de mis hijos” “Pues dejo de pagarla”.
Es ahí cuando pasados los cinco primeros días del mes en curso, el o la ex, se percata de que no se ha efectuado el correspondiente ingreso, teléfono en mano le apremia a que realice el pago y ya vencidos un par o tres de meses de impago, pese a los intentos de justificación del deudor, el asunto se comienza a calentar y es cuando se platea reclamar judicialmente las cantidades debidas, lo que se traduce en una ejecución de Sentencia por vía civil o bien en un procedimiento penal por incumplimiento grave de las obligaciones derivadas de las relaciones familiares, art. 227.1 C.P  
 El art. 146 C civil establece que los alimentos se establecerán en función de las necesidades del alimentado y de las posibilidades del obligado al pago. Así también es su art. 147, determina que la cuantía se podrá aumentar o reducir proporcionalmente en función de las variaciones de estas necesidades y posibilidades económicas.
Bien, la cuestión no es tan simple. Lo primero que se debe hacer ante esta eventual situación de imposibilidad económica es instar un procedimiento de modificación de medidas para que la obligación o el importe de la pensión se modifique en función de las nuevas circunstancias, que deben suponer un cambio sustancial en las circunstancias que motivaron la Sentencia que estableció la obligación de la pensión alimenticia.
No obstante debes actuar con cautela y tener en cuenta que cualquier cambio en las circunstancias no es suficiente para para conseguir una resolución favorable a la modificación de medidas pretendida pues no puede ser una situación buscada intencionadamente y con motivos fraudulentos para dejar de pagar la pensión de tus hijos y el cambio debe ser de suficiente entidad y con una cierta permanencia o durabilidad en el tiempo e decir que no vale,un hecho aislado o transitorio. También el cambio debe obedecer a una situación que no haya podido ser prevista el momento de la sentencia que se pretende modificar, es decir se tendrá en cuenta su carácter imprevisible.
Y ahora, si cumples con estos requisitos esenciales, te dirás y preguntarás si ya no puedo pagar la pensión de alimentos, ¿cuanto tiempo voy a tardar en que me se dicte una sentencia que me permita cambiar el importe que hasta ahora tenía la obligación de pasar a mis hijos? Es normal que te surja esta inquietud porque es cierto que los procesos judiciales no se caracterizan por su rapidez, y muchos juzgados están saturados. Así pues, mientras se dicta Sentencia cabe la posibilidad de solicitar unas medidas provisionales que tendrán validez hasta que se dicte la Sentencia definitiva. No obstante la solicitud de medidas provisionales en este tipo de procedimientos tiene unas particularidades que comentaremos en otro post.



REBAJAR LA PENSIÓN DE ALIMENTOS POR TENER OTRO HIJO

Rebajar la pensión de alimentos por tener otro hijo.
Es habitual que pasado ya un tiempo prudencial desde la ruptura, separación o divorcio, cada uno de los integrantes de la anterior pareja, incumpliendo, casi con toda certeza, los auto juramentos y promesas que se habrían hecho a si mismos, de no volver a comprometerse nunca más y mucho menos cohabitar con nadie -intento fallido entre otras cosas, luchar contra esa fuerza o tendencia natural que tenemos de vivir en pareja, ya sea por presión social o por predisposición genética -vuelvan a rehacer su vida y formen un nuevo núcleo familiar, integrado por la nueva pareja y los hijos de ambos. Así no es de extrañar que además de los hijos que aporta cada cual a esa nueva relación de convivencia se desee añadir otro u otros comunes con la nueva pareja. Hasta aquí todo bien. Sin embargo, el progenitor, que ya tiene hijos de otra relación anterior, de los que no tiene la custodia y está obligado a pagar una pensión de alimentos mensualmente, se da cuenta cuando da la bienvenida al mundo a su nuevo hijo de que ahora tendrá una nueva carga y por más que hace cuentas “no le salen los números”

Así pues es cuando se plantea solicitar una rebaja en la pensión de alimentos. Hasta hace relativamente poco la ley y la jurisprudencia entendían, que no se podía modificar la pensión porque el tener un hijo era un hecho previsible y voluntario. Sin embargo el alto tribunal en la Sentencia de fecha 30 de abril de 2.013 modifica su criterio doctrinal y entiende que el nacimiento de nuevos hijos puede suponer una redistribución económica de los recursos pero que en todo caso debe primar la igualdad constitucional de los hijos a percibir alimentos de sus progenitores. Así pues, ahora, el nacimiento de un nuevo hijo, puede ser motivo para fundamentar un cambio sustancial en las circunstancias que motivaron la Sentencia y ser suficiente para modificar el importe de la pensión Y que así puedas modificar la pensión de alimentos por tener otro hijo.

QUE HAGO SI MI EX NO ME DEJA VER A MI HIJO




Es posible que te preguntes ¿que hago si mi ex no me deja ver a mi hijo? Mientras que los padres están casados o conviviendo en pareja, no existe mayor problema a la hora de ejercer la guarda y custodia en relación a sus hijos ya que se hace de manera conjunta. Esto es una obviedad, claro, El problema aparece en el momento en el que los padres deciden romper su relación ya sea matrimonial o simplemente de pareja y tienen que repartirse el ejercicio de la guarda y repartirse los periodos de tiempo que el niño en cuestión estará con cada uno de sus padres.
Se pueden dar dos tipos de situación diferente, la primera es que la pareja ya se haya divorciado o separado judicialmente y haya una Sentencia de por medio que establezca las medidas que regularán ese divorcio y entre ellas la atribución de la guarda y custodia y el régimen de relación y comunicación del menor con los padres. La segunda cuando ya ha cesado la convivencia común y todavía no hay resolución alguna ni definitiva si provisional que establezca ninguna medida en relación al ejercicio de la guarda.
Hay casos en los que la madre o el padre, en un inexplicable arrebato de egoísmo, especialmente aquel que tiene guarda y custodia exclusiva - es decir el que la ejerce de manera exclusiva y convive con el niño de manera habitual, mientras que el otro tiene establecido un régimen de visitas a su favor – de manera injustificada decide no entregar el menor al otro padre cuando este acude a buscarlo para cumplir su correspondiente régimen de visitas.
Este progenitor, de manera unilateral decide que no quiere que su hijo vaya con su otro padre y no son pocas las ocasiones en las que lo hace so pretexto de que el niño está enfermo o por la propia conducta obstructiva ,del niño que coaccionado o no, se opone enérgicamente y llega incluso a protagonizar un impresionante berrinche para que no ir con el padre, espectáculo al que además en ocasiones se añade el que tiene consigo al menor.
El progenitor no custodio, ante la mirada sorprendida de vecinos y espectadores espontáneos abochornado y desconcertado, decide desistir de su intento de llevárselo y esperar a otro día para cuando el peque en cuestión no esté “enfermo” o esté más calmado y claro como no entonces se pregunta ¿Que hago si mi ex no me deja ver a mi hijo?
La manera de actuar en uno y otro caso debe ser distinta. Si hay una Sentencia que establece unas medidas, es decir establece quien ostentará la guarda y custodia y como se hará el reparto de los tiempos, estará claro cuales son los días que a cada uno le corresponde estar con su hijo. Debe entonces, el padre privado de estar con su hijo, denunciar este incumplimiento ante el juzgado o ante la autoridad policial y en caso de persistir la situación solicitar una ejecución de la Sentencia de divorcio, separación o de guarda y custodia según sea el caso.
En el supuesto, de que no exista todavía resolución alguna porque no se haya iniciado o esté pendiente el proceso judicial, se deben solicitar unas medidas provisionales y si no cabe ya la posibilidad de solicitarlas por haber pasado el momento procesal oportuno, o se demoran más de lo deseable cabe la posibilidad de instar un procedimiento de medidas urgentes en base al art. 158 del C.Civil.
En otro artículo hablaré de las posibilidades y de las particularidades de este tipo de medidas.



Archivo del blog



importante

A PARTIR DE AHORA NO RESPONDEMOS CONSULTAS EN LOS POST. Hay post saturados y no admiten más comentarios Insertarlas en el apartado consultas via e-mail GRACIAS