CAMBIOS DE ROL EN LOS PADRES Y CUSTODIA COMPARTIDA




En cualquier conversación relativa al divorcio y a la atribución de la guarda y custodia de los hijos, se suele mencionar que la madre tiene las de ganar y quedarse con todo. Es un reproche masculino habitual hacia la mujer que tiene fama de arrebañar con todo. Esta afirmación puede tener una parte de “realidad”, pero para juzgar de manera correcta, hay que entender por qué ha ido teniendo lugar esa situación. Y no es precisamente que los jueces tengan una especial predilección por el sexo femenino para decidir darles la razón en base a lo que piden que suele ser guarda y custodia, pensión de alimentos para los hijos y atribución del uso de la vivienda familiar. Entendamos en primer que estas atribuciones de alguna manera van en un “pack” pues si un progenitor tiene la custodia de los hijos, también tendrá el derecho de cobrar la pensión de alimentos que deberá destinar a sufragar los gastos de sus hijos y como deberá ejercer la guarda y cuidado directo de los menores, tendrá derecho a permanecer con ellos en el hogar familiar.
Partiendo entonces de esta asignación “grupal”, intentemos entender por qué las mujeres han sido las habituales beneficiarias en la Sentencias de divorcio (cuando digo beneficiarias, me refiero a que han obtenido la resolución favorable a esas pretensiones).
Cierto es que en los últimos 30 o 40 años, nuestra sociedad ha sufrido importantes cambios tanto a nivel de género como legislativos.  Por ejemplo el artículo 68, reformado por la Ley de 2005 señala lo siguiente:

“Los cónyuges están obligados a vivir juntos, a guardarse fidelidad, y a socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas yel cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.”

Pero a pesar de lo expuesto y de que en estos años han tenido lugar importantes cambios, la realidad todavía dista de ser lo que se pretende y de mostrarse como una igualdad absoluta. Es decir que la pretendida igualdad no es efectiva en la práctica, no sólo a la hora de que los hombres se integren realmente en las labores domésticas de las que la mayor parte son como mucho meros “colaboradores” sino de la plena igualdad de la mujer en la esfera laboral y  las diferencias son todavía más importantes  en determinadas comunidades autónomas.

No se trata de que posean cualidades biológicas innatas, sino que los estudios indican que los los dos padres están perfectamente capacitados para ejercer la guarda y custodia de sus hijos
La gran responsable de esta herencia “custodio maternalista” que gradualmente debe ir cambiando ha sido la educación y la influencia cultural  desde que impusiera estos roles, adecuados en sociedades pretéritas, en las que la mujer no trabajaba fuera del hogar y se dedicaba plenamente al hogar y a la familia, realidad que  por otra parte, cada vez se corresponde menos con la actual.
No es que como muchos creen la ley haya pecado de injusta cuando se ha decantado por la madre en las concesiones de las custodias de los hijos, sino que simplemente  lo hacía respondiendo a una realidad que mostraba que la madre era la cuidadora habitual de los hijos.
Por ello, de a misma forma que la realidad está cambiando, la tendencia a la custodia monoparental materna también se está revirtiendo, con la introducción de la custodia compartida como modelo preferente, tanto a nivel estatal como en diversas Comunidades Autónomas. Según datos del Consejo General de Poder Judicial las custodias han sido en 2012, en un 84% para las madres, compartidas en un 9%, y a padres y otros en un 7%. 
Así venos que los cambios son lentos pero seamos realistas, los cambios sociales también lo son y teniendo en cuenta que los cambios legislativos siempre van por detrás de los cambios sociales, se puede considerar un importante avance.

2 comentarios:

  1. Yo soy padre de dos niñoes de 9 y 11 años y siempre hasta el momento en que nos divorciamos me habia estado ocupando de mis hijos. Además ella trabajaba más horas que yo y yo a las 3 de la tarde ya estaba en casa y tenia toda la tarde para estar al cuidado de mis hijos. Pero cuando me divorcie no me valió de nada querer pedir yo la custodia de mis hijos por eso. Mi abogada me desaconsejó pedirla para mi y pedimos la compartida pero finalmente le dieron la custodia a ella, eso si con visitas muy frecuentes con ellos. Puedo estar con ellos dos dias de lunes a viernes y un fin de semana cada quince dias. Pero al final la que decide lo importante es ella que tiene la custodia. No entiendo por que tanta desconfianza en los padres.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Pues yo si que llegue al acuerdo de custodia compartida. Yo veo el problema desde el punto de vista económico. Mi exmujer vive en nuestra casa y se quedó con todo. Yo alquilé un piso y compre coche y todo nuevo. Pagamos los gestos proporcional a nuestro sueldo. Considero esto un abuso. O debería venderse la casa y repartir o contar como que los gestos de alquilar etc no cuentan en mi sueldo, ya que de hecho si yo me quedara en la casa no los tendría. EN fin, ese es el acuerdo que se me plante´´o, lo estoy siuguiendo de hecho, però no lo he firmado porque lo considero injusto.

    ResponderEliminar

Archivo del blog



importante

A PARTIR DE AHORA NO RESPONDEMOS CONSULTAS EN LOS POST. Hay post saturados y no admiten más comentarios Insertarlas en el apartado consultas via e-mail GRACIAS